¿Es el Plasma Rico en Plaquetas una terapia eficaz?

Los deportistas como Tiger Woods y Hines Ward de los Pittsburgh Steelers han sido sometidos a terapia de plasma rico en plaquetas, pero ¿hay evidencia de que el tratamiento realmente acelera la curación de las lesiones?

El tratamiento es un intento por ayudar a sanar el tejido herido, algunos deportistas, tanto aficionados como profesionales, han recurrido a la terapia de plasma rico en plaquetas (PRP). Para el tratamiento, los médicos toman un pequeño frasco de sangre de un paciente, a unos 30 mililitros, y lo hacen girar en una máquina centrífuga para separar el plasma rico en plaquetas de los otros componentes. Luego se inyectan las plaquetas concentradas en el lugar de la lesión del paciente. En teoría, los factores de crecimiento que las plaquetas (no incluyendo la hormona de crecimiento humana) pueden estimular la recuperación del tejido.

Mientras que los médicos han utilizado la terapia PRP desde mediados de la década de 1990 para ayudar a la curación ósea después de lesión de la médula y la recuperación de los tejidos blandos después de la cirugía plástica, sólo ha sido en el pasado año en el que el tratamiento ha alcanzado gran popularidad para el tratamiento de plasma rico en plaquetas en estética y sobre todo en lesiones relacionadas con el deporte (mas info).

A pesar de su uso entre los atletas, la eficacia de la terapia PRP en medicina deportiva sigue en duda, existen especulaciones que indican que ciertos fármacos pueden ser ilegales y estimular el dopaje aumentando la resistencia de los deportistas.

En teoría, muchos de los atletas pueden tener un tipo de tendinitis, como la tendinitis de Aquiles o, por ejemplo, tendinitis rotuliana en la rodilla o en el codo. Muchas de estas lesiones del tendón se vuelven crónicas. Una razón por la cual es difícil de curar estas lesiones en el tendón está relacionada con la falta de suministro de sangre a la región.

Pero respecto a los tratamientos realizados hay que mantener reservas: Cada vez que hablamos con alguien sobre el tratamiento PRP, una de las primeras cosas que hay que decir es que, en este momento, no hay evidencia para apoyar el tratamiento.

Parece que ha habido muchos estudios sobre el tejido cultivado en el laboratorio y en animales de laboratorio. Muchos de ellos han sido muy positivos para PRP en términos de efectos tendón-curación.

Los especialistas recomiendan probar otras cosas antes de pensar en la terapia PRP, como el descanso, el cambio de actividad y en última instancia algún tipo de programa de rehabilitación con ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. El seguro médico de muchos países no cubre los gastos de este tratamiento innovador y la mayoría de pacientes tiene que acatar con los elevados costes.

Es cierto que como el tratamiento es mediante aguja, la inyección aumenta la presión y la irritación del tejido que puede conducir a un empeoramiento del dolor desde el principio. Pero el dolor desaparece después de un par de semanas.

De una forma u otra, es posible que en los próximos seis a 12 meses que va a cambiar significativamente la forma en que usamos PRP. Podría ser, ya sea de manera positiva o en una manera negativa. Ahora mismo es muy subjetivo cómo todos usamos. Los estudios en curso determinarán el uso adecuado, incluyendo el momento y la dosis precisa.

La conclusión es que no sabemos lo suficiente sobre la terapia PRP. Es seguro. Lo estamos usando. El futuro de esta práctica médica aún está por determinar su camino y apoyarse en estudios de pacientes más concluyentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>