Lo natural es lo más sano

Vivimos en la era de lo sintético, en la que todo lo natural pasa por procesos químicos para su conservación, para tener un mejor aspecto o para realzar algún tipo de cualidad. No obstante, pese a que determinados productos químicos pueden ayudarnos en ciertos ámbitos, en general el tiempo demuestra que no son tan beneficiosos como se pensaba puesto que cada día las administraciones en materia sanitaria retiran del mercado más y más productos y componentes cuya acción se ha demostrado perjudicial para la salud.

 

Es por esto por lo que cobra cada vez más fuerza el movimiento ecológico que promulga la vuelta a lo natural, y son cada día más los adeptos a un estilo de vida libre de sustancias químicas, o al menos evitándolas en la medida de lo posible. Es por esto por lo que podemos encontrar un mayor número de aficionados a la horticultura que cultivan sus propias verduras en casa, o personas interesadas en promover un estilo de vida basado en la reutilización y el reciclaje de objetos. Personas que en su día, hace décadas, comenzaron a desarrollar un nuevo concepto de piscinas naturales para hacer de sus jardines entornos compatibles con el medio ambiente.

 

Hoy este concepto de las biopiscinas, ecopiscinas o piscinas naturalizadas está plenamente desarrollado y es posible tanto su construcción como la adaptación de una piscina tradicional a este tipo de baños. Se trata de crear un espacio para el baño que podrá adaptarse a todos los estilos, fusionándose perfectamente con el estilo de nuestra casa y jardín, y que requerirá un mantenimiento mínimo excluyendo por supuesto el uso de todo tipo de productos químicos. El filtrado se realiza mediante una zona anexa a la de baño, con un tamaño variable en función de la cantidad de agua a filtrar, y que se compone de gravas, determinadas plantas y microorganismos que realizan la misma función que las depuradoras estándar que utilizan productos químicos. Para la obtención de un agua cristalina y completamente natural tan sólo es necesario que sean personas expertas las que calculen las dimensiones necesarias de la zona de filtrado para que ésta no resulte insuficiente. La ventaja es que nos libraremos de los picores, irritaciones e incluso infecciones que podemos sufrir a causa de productos como el cloro, además de ver reducido nuestro presupuesto para su mantenimiento ya que requiere menos electricidad, reduciremos a cero los gastos en cloro o similares y menos limpiezas. Como aliciente podemos contar con la presencia de peces que contribuirán a mantener nuestra piscina natural limpia otorgándole un mayor encanto natural.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>