Disfrutar de un buen jamón de principio a fin

El jamón es uno de los sellos de identidad de España. Cuando a un extranjero le preguntas por la gastronomía española es muy normal que te hable de la paella y el jamón. Pero hay que tener en cuenta que no todos los jamones son iguales. Está el jamón blanco y el ibérico. Dentro del ibérico hay diferentes clases dependiendo de la cantidad de bellota que hayan ingerido:

Jamón ibérico de cebo: Que se alimenta con piensos y en un cebadero.

Jamón ibérico de recebo: Vive en el campo y se le alimenta tanto con piensos como con bellotas.

Jamón ibérico de bellota: En este caso se le alimenta fundamentalmente de bellota y en dehesa abierta. Además es sacrificado una vez alcanza su peso óptimo.

Por otro lado es también importante la denominaciones de origen. Ya que dependiendo de la región el gusto del jamón será diferente.

Así que en primer lugarlo que tenemos que hacer es asegurarnos de que tenemos un buen jamón de una de las cuatro denominaciones de origen reconocidas por el Reglamento Europeo del Consejo de la Unión Europea. Hasta aquí tenemos un gran camino ganado, pero no todo. Es muy importante la forma de cortarlo. Si nunca lo has hecho o si lo has hecho como “Dios te ha dado a entender” te recomendamos que te tomes tu tiempo y consultes como hacerlo. Por un lado aprovecharás mejor la pieza y por otro lo notarás al degustarlo. Ya que un jamón bien cortado mejora mucho su sabor.

Como no, un buen plato de jamón debe de ir acompañado de un buen vino. Depende mucho de los gustos, pero un Rioja con cuerpo puede maridar excelentemente con un  jamón ibérico.  Otro elemento que no puede faltar es el pan. Mientras que en zonas de castilla se prefiere una hogaza de pan de pueblo con la miga apretada y corteza gruesa, en zonas como Andalucía gusta más acompañarlo de picos, puesto que son zonas de mucha humedad y enseguida el pan se reblandece.

Para tener un aperitivo perfecto es muy recomendable añadir al pan un poco de aceite de oliva virgen extra. Este hace que potencie los sabores del jamón y marida perfectamente con un vino tinto.

Con estás indicaciones es imposible fallar con un jamón. Y recuerda una vez que lo termines y tristemente sólo te quede el hueso, no desesperes. Aún puedes cortarlo y usarlo para hacer unos caldos y un cocido excelente. Y es que el jamón da mucho juego…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>