ADOPTAR A UN PERRO

Cuando decidimos tener un perro la opción de la adopción es siempre una opción a tener en cuenta.

Muchos perros están esperando en perreras o refugios sin muchas probabilides de que su vida mejore o que dure mucho tiempo.

Existen algunos reparos a la hora de adoptar, pero estas objeciones pueden ser despejadas con unas pocas aclaraciones. Según nos explica un adiestrador canino en Valencia,  lo cierto es que cuando nos proponemos adoptar debemos ponernos en contacto  con un adiestrador para que nos asesore  pero si no vamos a dedicarnos a alguna tarea  para la que necesitemos un perro con unas cualidades especiales, la adopción es la mejor opción.

Miedo a que el perro no se adapte a la casa o forma de vida de los adoptantes: Es un miedo lógico porque es cierto que para el perro la adopción es una nueva situación completamente desconocida y puede causarle temor, nerviosismo, ansiedad, y esas emocines tendrán una repercusión en su comportamiento ( negativa, claro). Pero si se tiene paciencia y se siguen los pasos adecuados para ayudar al perro a acoplarse en su nueva familia el estres del cambio desaparecerá y el comportamiento mejorará. La adaptación casi siempre es posible. Los consejos de una educador canino son muy valiosos en los primeros días de adopción.

Miedo a que el perro no me tenga afecto: Un perro puede ser rescatado no mostrarnos ningún afecto, al principio es normal pues somos unos desconocidos, incluso, hay perros que nos mostrarán una gran desconfianza o rechazo. Cada cual debe adoptar al perro que está preparado para tener. Cuanto mayor desconfianza tenga un perro hacia  el adoptante o humanos en general mayor experiencia debería tener el adoptante. Sin embargo, el afecto se consigue y en muchos casos más que el que nos dispensa un perro criado desde cachorro por nosotros  mismos. Hay otros casos en los que amos ganando poco a poco la confianza de nuestro perro, eso es una gran satisfacción y una señal de respeto hacia los animales que puede valer tanto o más como los saltos más efusivos de un perro confiado. Ya dice el dicho, a veces vale la pena más dar que recibir..

Miedo a que el perro tenga vicios: Todos los perros de cualquier edad se pueden educar, tardará más tardará menos, pero con constancia se consiguen los resultados. Tanto si compras un cachorro de 2 meses como si adoptas un perro adulto, no debes escatimar esfuerzos en la educación. Es cierto, cuesta más quitar un vicio que inculcar una costumbre pero todos los perros nos pueden plantear retos educativos alguna vez. Un vez  más la labor del educador canino o el adiestrador es aquí de inestimable ayuda.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>